jueves, 13 de julio de 2017

Calendario religioso romano: Augurium Salutis –5 de agosto-

Salus Augusta

Festival en honor de Salus, diosa de la salud y la salvaguardia. En tiempos imperiales se la conoce oficialmente como Salus Publica Populi Romani. Se la equipara a la diosa griega Hygea, por lo que podría considerarse hermana de Meditrina (ver Meditrinalia).
Este festival oficialmente recibe el nombre de Saluti in colle quirinale sacrificium publicum.

La diosa Salus
Antiquísima diosa sabina garante de la salud personal y pública, así como del bienestar en un sentido amplio. En latín esta palabra tiene muy diversos significados: salvación, seguridad personal, vida, conservación, incluso en la referente a la salud moral o civil.
Al ser divinidad tan positiva, se la suele honrar junto a dioses como Concordia, Fortuna, la Paz o Spes –la esperanza-. A Salus, junto a Esculapio y a Apolo, se les considera una triada. Se trata de una deidad muy popular y querida en todo el Occidente romano.
Se la representa sentada en su trono con las piernas cruzadas, asiendo firmemente con su mano izquierda una serpiente a la que alimenta; o bien la serpiente aparece enroscada en su brazo. A veces, en su mano derecha, porta un caduceo similar al de Esculapio o una pátera.

Salus y los astros
Para la mentalidad antigua los astros gozan de gran influencia sobre todos los aspectos de la vida, incluyendo la salud. De este modo relata Macrobio en sus Saturnales I (20) de que modo el Sol y la Luna están relacionadas con Salus y la serpiente que lleva entre sus manos: “La Salud, en cambio, es un efecto de la naturaleza lunar que beneficia a los cuerpos de los seres vivos, vigorizándolos con una temperatura templada y salutífera. A sus estatuas, pues, se les agregan figuras de serpientes, porque dan testimonio de que los cuerpos humanos, una vez que se han despojado de la piel de la enfermedad, reverdecen hasta recobrar su vigor original, tal como las serpientes reverdecen, cada año, después de mudar la piel vieja. Asimismo, la imagen de la serpiente hace referencia al propio sol, porque el sol retorna siempre desde el punto más bajo, que es, por así decirlo, la vejez, hasta su punto más alto, como el vigor de la juventud.

Salus y los campesinos
Entre los habitantes paganos, rústicos, en Italia, se suele pronunciar a modo de plegaria para conjurar diversos males relacionados con el mundo agrícola a las siguientes divinidades: Salus, Semonia, Seya, Segecia o Tutilina.
Así, Salus les ayuda a conservar la salud y les protege, Semonia protege las semillas, Seya a la siembra y Segecia las mieses, Tutilina en particular protege las cosechas. Una plegaria entre la religión, la superstición y la magia, aunque al invocar a estas divinidades debe respetar un día de feria, esto es, dedicado a las divinidades.

Santuario de Salud -Aedes Salutis-
Situado en el monte Quirinal, en un lugar conocido como Collis Salutaris, cerca del clivus Salutis –una calle en pendiente-. Fue prometido en el 311 a. C. por el cónsul C. Junio Bubulco durante una guerra contra los samnitas, siendo inaugurado en el 5 de agosto del 303 a. C., siendo ya dictador.
El templo ha tenido la mala fortuna de ser dos veces golpeado por un rayo (276 a. C. y el 206 a. C.), además de sufrir un incendio en tiempos de Claudio, aunque siempre ha sido restaurado.
El templo posee unos magníficos frescos en su interior, pintados por C. Fabio, un miembro de la gens Fabia. Por su maestría, tan inusuales en aquellos tiempos de la República, se ganó el apodo de Pictor. Apodo que aún conservan algunos fabios. Desgraciadamente, muchos de los frescos fueron destruidos por el incendio de época claudiana.
En el año 180 a. C., como relata Livio en su Historia de Roma XL (37), asolaba Roma una epidemia, por lo que se ofrendó a la triada constituida por Apolo, Esculapio y Salus. Eran muchos los romanos notables de buena familia que caían muertos por la pestilencia: “Se instó al pontífice máximo Gayo Servilio a buscar los medios expiatorios de la cólera de los dioses, a los decenviros a consultar los libros Sibilinos, y al cónsul a prometer con voto presentes a Apolo, Esculapio y la Salud y dedicarles estatuas doradas, promesas y dedicaciones que hizo.”

Aunque, como curiosidad, se puede decir que el senado investigó más a fondo estas muertes y resultó que varias mujeres habían aprovechado la epidemia para asesinar a familiares cercanos. Al fin y al cabo, Salus también se encarga de la seguridad personal y la salvaguardia.

¿Cuándo se realiza el festival?
En tiempos de la República la fecha de su realización variaba. En algunos casos, siendo lo ideal, lo realizaban los cónsules al ser investidos, pero el festival exige un requisito indispensable: solo podía llevarse a cabo si Roma no estaba en guerra en ese momento. Debido a la dificultad de tan benigno momento de paz, lo habitual era postergarlo hasta fecha propicia.
Durante siglos el rito fue cayendo en el olvido. Más por la dificultad de realizarlo, que por falta de interés o fervor religioso; hasta que Augusto lo restauró, instituyéndolo el 5 de agosto, tal y como relata Tácito en sus Anales XII (23): “Se estimó conveniente restablecer y continuar para lo sucesivo el augurio de la Salvación -augurium Salutis-, interrumpido durante veinticinco años”.

Nota del autor
Apenas sabemos nada de este festival, salvo que se trata de un augurio estatal para conocer la voluntad de los dioses, rogar por el bienestar del Estado romano y que si todo salía como debía, la plebe tenía el derecho (casi la obligación) de burlarse de los oficiantes de forma jocosa y excesiva, con la idea de expulsar todo posible mal. Debía realizarse un sacrificio, como reza su nombre oficial, pero desconocemos en que consistía. Quizás fuesen similares a los vota publica del uno de enero (ver Inicio oficial del año).
Sí sabemos que se trataba de un augurio-festival de gran antigüedad, importante, que se realizaba en toda Italia y, probablemente, en otros lugares del Imperio –tenemos testimonios arqueológicos del mismo en lugares tan distantes como Hispania, Numidia o en los campamentos romanos de Siria-.

2 comentarios:

miserablesnotling dijo...

Muchas gracias por las aportaciones! Estaba por leerme los Fasti para dar más color a la campaña, pero tus entradas sobre el calendario son mucho más accesibles que el bueno de Ovidio.

Tendremos más material tuyo pronto?

Adrián T. Rodríguez dijo...

Ave miserablenotling
Los Fasti son una gozada, aunque tiene dos desventajas: no está dirigido a un público moderno y, desgraciadamente, está incompleto, puesto que cubre solo medio año. No te preocupes con el calendario que este año lo termino… ¡por Júpiter y todos los dioses infernales! Cuando lo finalice voy a preparar un pdf para que el que quiera lo imprima y pueda utilizarlo para el Arcana cuando lo necesite. ;) He tardado un poco en ampliarlo estos días de verano pues estoy corrigiendo las entradas y ampliando aquellas que he visto demasiado cortas. Un saludo y Fors Fortuna.