jueves, 29 de diciembre de 2016

Calendario religioso romano: Vestalia -7 al 15 de junio-






Festival en honor a Vesta, diosa del hogar y el fuego sagrado de Roma –y así se la representa: como una llama eterna-. Diosa de gran antigüedad, su aedes fue inaugurado por Numa Pompilio, uno de los primeros reyes romanos, el más piadoso, sabio y religioso de todos.

Denominación de apertura y clausura del festival
El primer día del festival recibe el nombre de vesta aperitur; el día de clausura del festival recibe el nombre de vesta clauditur.

Ofrendas
Durante el festival las matronas (ciudadanas casadas) más devotas, descalzas y con el pelo suelto, tienen permitido acudir al aedes vestae –la parte exterior del templo- y ofrecer a la divinidad pequeñas ofrendas en forma de escudillas con alimentos sencillos. Vesta es protectora a su vez de las despensas romanas y de las pequeñas capillas en las que las familias guardan sus lares.
El resto del año está prohibida la entrada a estos lugares, salvo para el flamen dialis –sumo sacerdote de Júpiter-, las propias vestales y, nuevamente, unas pocas matronas de reconocida virtud. Los hombres nunca pueden entrar.
El penus vestae es la parte más sagrada e inaccesible de todo el recinto; ahí se guardan las reliquias y objetos sagrados. Solo está permitida la entrada a las vestales.
Las vestales ofrecen a la diosa la mola salsa –torta salada hecha de espelta-. La harina y la salsa se mezclan con agua de la cercana fuente Juturna. El agua, transportada en jarras consagradas, no puede tocar el suelo, ya que debe estar incorrupta. También ofrecen miel y vino a la diosa.

Aedes Vestae


Matronas descalzas
Ovidio en sus Fasti, VI (395-415) explica como curiosidad porqué las matronas acuden descalzas al templo: nada de acto piadoso, sino algo más prosaico y práctico. La zona era antaño lugar pantanoso: “Casualmente regresaba del festival de Vesta por el camino que ahora une el Camino Nuevo con el foro romano. Hacia ahí vi bajar a una matrona con los pies descalzos; me llené de callado estupor y detuve el paso. Una anciana de la vecindad lo advirtió y me mandó sentar, hablándome con voz temblorosa, mientras movía la cabeza: «Esto, donde están ahora los foros, lo cubrían charcas húmedas; había un foso empapado con el agua que rebosaba del río. El Curcio, que sostiene altares secos, es ahora terreno seco, pero antes era un lago. Por donde ahora suelen ir las procesiones a través del Velabro hasta el Circo, no eran más que saucedales y cañas huecas; con frecuencia el comensal, cuando vuelve al borde de las aguas en torno a la ciudad, va cantando y arrojando palabras de borracho a los marineros. Ese dios –refiriéndose a Vertumno-, apropiado para diversas figuras, todavía no había tomado el nombre de cambiar el río. Aquí había también un lago de juncos y cañas densas, y una charca en la que no se podía entrar con los pies descalzos. Los pantanos desaparecieron y las aguas están dentro de sus riberas, y la tierra es ahora seca; sin embargo, se conserva aquella costumbre».

Molineros y panaderos
El día 9 es honrado por los profesionales del pan, que agradecen a Vesta la llama y el calor de las cenizas, imprescindibles para elaborar uno de los alimentos más importantes para la existencia humana. Además, ese día están dispensados de trabajar.
Ovidio en sus Fasti, VI (310-320) nos lo narra: “He aquí que cuelgan hogazas de pan en asnillos adornados con coronas, y floridas guirnaldas recubren las ásperas muelas de molino. Antes los granjeros cocían en los hornos sólo espelta (y existe también el rito de la diosa de los Hornos). El fuego del propio hogar proporcionaba el pan que habían puesto bajo la ceniza y en el suelo caliente colocaban una teja partida. Desde entonces el panadero honra el hogar y a la dueña del hogar y a la borriquilla que hace girar las muelas de pómez”.

Limpieza del aedes vestae
El último día del festival se abren las puertas del aedes vestae. Las vestales y algunas matronas escogidas limpian el lugar tras un año sin limpieza de ningún tipo: barren, friegan los suelos, purifican con agua variados objetos. Finalmente, los desperdicios son arrojados al Tíber. De este modo finaliza el festival, con una purificación real y simbólica.
En muchas casas, tras adornar con flores sus hogares, las matronas también realizan esta limpieza buscando a su vez participar de la purificación simbólica.

miércoles, 28 de diciembre de 2016

Calendario religioso romano: Carnaria -1 de junio-


Preparando el tocino y las habas

Festival en honor a Carna, divinidad protectora de los órganos vitales. Este día también recibe el nombre de fabrariue calendae o Kalendae fabariae, pues es costumbre realizar un banquete donde el tocino y las habas –fabae- son los alimentos principales.

Tocino y habas
Ovidio explica con detalle la importancia de estos alimentos en sus Fasti, libro VI, 170-180, aunque idealizando los tiempos primitivos:
“¿Me preguntas por qué se come tocino grasiento aquellas calendas, y por qué mezclan habas con espelta caliente? Ella es una diosa antigua y se alimenta con la comida que se acostumbraba antes, y no es golosa como para desear manjares de importación. El pez nadaba con aquellas gentes sin temor al anzuelo y las ostras estaban seguras dentro de sus conchas. El Lacio no conocía las aves que suministra la rica Jonia –se refiere al francolín, ave parecida a la perdiz- ni el pájaro que se deleita con la sangre pigmea –se refiere a la grulla-. Y del pavo real no agradaban más que las plumas, y la tierra no había enviado antes los animales capturados. El cerdo estaba en estima: las fiestas celebraban con matanza de cerdos; la tierra sólo daba habas y espelta dura. Quienquiera que come en las calendas del sexto mes estos dos productos al mismo tiempo, dicen que a éste no le puede doler las tripas.”
Ambos alimentos son muy nutritivos, importantes en la dieta de los antiguos romanos, tal y como asegura Macrobio: “robustecen las fuerzas corporales.”

La diosa Carna
De gran antigüedad, se la confunde a menudo con Cardea, diosa de los goznes y con la ninfa Crane –Ovidio en sus Fasti las confunde y mezcla-. Carna es protectora y garante de los órganos vitales, especialmente del corazón, los pulmones y el hígado. Su nombre, según etimología popular, deriva de caro carnis “carne”. En origen era una diosa del Inframundo, aunque con el tiempo ha ganado en carácter benéfico.
En Roma posee un santuario dedicado por Junio Bruto en el monte Celio, y al suroeste de la ciudad, se le honra en el bosquecillo sagrado llamado Helerno; este bosquecillo, alimentado por el Tíber, es la sede del dios Helerno, oscura y desconocida deidad, al parecer patrón de las habas –estas relacionadas con las almas de los muertos-.

Carna y las striges
Como protectora de los órganos vitales, y por asociación, de la sangre y la vida, Carna es propicia para proteger a los infantes de unos seres llamados striges –vampiros con forma de aves similares a los buhos-. Ovidio los describe de la siguiente forma: “Hay unos aves voraces, no los que engañaban las fauces de Fineo con los manjares –refiriéndose a las Harpías-, pero tienen la descendencia de ellos. Tienen una cabeza grande, ojos fijos, picos aptos para la rapiña, las plumas blancas y anzuelos por uñas. Vuelan de noche y atacan a los niños, desamparados de nodriza, y maltratan sus cuerpos, que desgarran en la cuna. Dicen que desgarran con su pico las vísceras de quien todavía es lactante y tienen las fauces llenas de la sangre que beben. Su nombre es «vampiro» (striges); pero la razón de este nombre es que acostumbra a graznar (stridere) de noche de forma escalofriante.” Añade, posteriormente, posibles orígenes de estos seres, ya sean aves voraces, engendrados por encantamientos de los marsos –pueblo del sur de Italia- o viejas brujas transformadas en aves por encantamientos.

Ovidio describe, a continuación, el modo de protegerse de estos seres, en boca de Crane, una nodriza conocedora de los secretos de Carna: “[…] tocó tres veces las jambas de la puerta con hojas de madroño; tres veces con hojas de madroño señaló el umbral. Salpicó con agua la entrada (el agua también era medicinal) y sostenía las entrañas crudas de una marrana de dos meses. Y dijo del siguiente modo: «Pájaros nocturnos, respetad el cuerpo del niño; por un pequeño es sacrificada una víctima pequeña. Tomad, os lo ruego, corazón por corazón y entrañas por entrañas. Esta vida os entregamos por otra mejor». Cuando huno sacrificado de esta manera, colocó al aire libre las entrañas partidas y prohibió a los que estaban presentes en la ceremonia volver la vista atrás. Colocó una vara de Jano, tomada de la espina blanca –espino albar-, donde una pequeña ventana daba luz a la habitación. Cuentan que, con posterioridad a aquel rito, los pájaros no ultrajaron la cuna, y el niño recobró el color que antes tenía”.

martes, 27 de diciembre de 2016

Calendario religioso romano: Ambarvalia -29 de mayo-


Ceremonia lustral de los campos sembrados. En Italia las mieses maduran a finales de mayo y se recogen los primeros días de junio, por lo que asegurarse el buen estado de la cosecha es asunto vital. La ambarvalia ruega a los dioses por esta cosecha: tomar precauciones respecto a la buena disposición de las divinidades es primordial para la supervivencia de cualquier comunidad.
En Roma y otras ciudades este festival recibe el nombre de ambarvia y ambarvalia; las gentes del campo suelen referirse a ella como segetes lustrantur –lustración de los campos sembrados-.

Ambarvalia privada y pública
Este festival se oficia de dos formas: una pública organizada por el estado y solicitada por los emperadores, y otra privada oficiada por el paterfamilias.

Festival público
Cada cierto tiempo el emperador solicita una ambarvalia pública, oficiada por los fratres arvales –aunque lo habitual es una cada cinco años y en fechas especiales, como la elaboración del censo o cuando acontecen catástrofes que afecten al estado-.
Una procesión liderada por los arvales parte de Roma, sitiándose en el llamado fasti, antiguo límite del ager romanus, tal y como narra Estrabón en su Geografía (libro V, capítulo 3, 2: “En mitad del quinto y sexto miliario, que marcan la distancia en millas desde Roma –en dirección a Alba Longa-, hay un lugar llamado Fasti y declaran que este punto era el límite de lo que entonces era el territorio romano. En este mismo lugar y en otros más, considerados fronteras, los sacerdotes celebraban en el mismo día sacrificios que tienen la denominación de Ambarvia –Ambarvalia en nombre latino-.”
La procesión suele ir acompañada de aquellos que poseen campos de cereales y viñedos cercanos a Roma. Todos llevan ramas de olivo y actitud jubilosa.
Tras dar tres vueltas alrededor de un campo, se sacrifica una suovetaurilia –un cerdo, un cordero y un ternero, uno de los sacrificios más característicos de la religión romana, en honor a Marte como dios del suelo patrio-. Este tipo de sacrificio múltiple es habitual en las lustraciones, las purificaciones. Durante las mismas se recitan fórmulas prototípicas para rogar a Marte.
Catón, en su De agricultura CXLI, nos indica cuales deben ser las frases durante el sacrificio de la suovetaurilia, tanto pública como privada: “Has de purificar el campo así. Manda que las suovetaurilias sean paseadas alrededor del mismo tres veces y di: «Como todas las cosas necesitan de los dioses, te ruego a ti, Manes, que estas suovetaurilias cuides de hacer lustrar mi propiedad, mi campo y mi tierra, por todas partes donde encuentres, o bien hazlas girar, o bien deben ser dirigidas entorno». Invoca a Jano y a Júpiter con vino, así di: «Padre Marte, te ruego y pido que quieras ser propicio a mí, a la casa y familia nuestra, por gracia de que he hecho dirigir las suovetaurilias alrededor de mi campo, tierra y hacienda, para que tú prohíbas, defiendas y alejes las enfermedades vistas y no vistas, la infertilidad y la devastación, calamidades y adversidades y que dejes crecer y nacer bien los frutos, trigo, viñas y árboles; que guardes buenos y sanos pastores y ganado; y des salud y buena sanidad a mí, mi casa y la familia nuestra. Por eso, pues, para purificar mi hacienda, tierra y campo, y por el sacrificio lustral que voy a hacer, como he dicho, seas magnificado por estas suovetaurilias de leche inmoladores». Además, haz que hayan una torta y un pastel debajo del cuchillo, y de allí ofréndalos. Cuando inmoles el cerdo, el cordero y el ternero, así hay que decir: «Seas magnificado con suovetaurilias inmoladores». Prohibido llamar a Marte ni ternero ni cordero. Si en todas sacrificas menos, si con el sacrificio de tres animales es poco, pronuncia estas palabras, así: «Padre Marte, si alguno de estos suovetaurilias débiles no te son satisfactorios, te hago expiación con estos otros suovetaurilias». Si se duda de una o de dos, pronuncia estas palabras, así: «Padre Marte, ya que en este cerdo estás descontento, te lo expío con este cerdo».
La carne obtenida en estos sacrificios se emplea en un banquete, aunque parte es reservada para su venta por carniceros vinculados a los templos y a los arvales.

Suovetaurilia

Festival privado
Una lustración oficiada por el paterfamilias, acompañado de su familia y sirvientes, rogando a Ceres por la cosecha y sus campos. Una procesión en la que no faltan segadores y granjeros, los cuales bailan y cantan suplicando a Ceres, ofreciendo vino y leche con miel a la diosa. Todos portan ramas de olivo en actitud jubilosa y alegre.
El paterfamilias escoge la propiedad rústica que considere más propicia para la ceremonia, ya que puede estar en posesión de diferentes campos sembrados y granjas. De igual modo que en la ambarvalia pública, sacrifica una suovetaurilia, oficiando en lugar de los arvales, profiriendo los mismos ruegos a Marte y Ceres. En gran medida este ritual privado es idéntico al público, salvo por el oficiante.


lunes, 26 de diciembre de 2016

Calendario religioso romano: festival de Dea Dia -27, 29 y 30 de mayo-



Rito público para consagrar los campos labrados. Ofician esta ceremonia los fratres arvales –los hermanos arvales-. La diosa a la que se le solicita la consagración es Dea Dia.

Los fratres arvales
Antiguo colegio sacerdotal de doce miembros dedicados al culto de Acca Larentia; aunque también se encargan de ritos relacionados con Dea Dia, Ceres, Tellus, Ops –la Abundancia- y Marte, como dios del suelo patrio. Fundado, al parecer, por Acca Larentia, esposa de Fáustulo, el pastor que salvó la vida de Rómulo y Remo. Esta mujer al perder a uno de sus doce hijos, adoptó a Rómulo, estableciendo los primeros hermanos arvales.
No se trata de un colegio que goce de la popularidad de la plebe, aunque entre sus miembros ha tenido incluso emperadores, como Augusto o Marco Aurelio, entre otros.
El cargo es vitalicio. No se pierde ni con el exilio o con otro tipo de condenas; lo que incluye caer cautivo del enemigo.

La diosa Dea Dia
Antigua divinidad romana, casi local, garante del buen tiempo y, por lo tanto, de la agricultura y las buenas cosechas de los campos que rodean Roma. Su nombre hace referencia a la luz del día, luz que propicia las cosechas.
Los siglos han ocultado y complicado la naturaleza de esta divinidad, por la que se le asimila a otras divinidades relacionadas con las cosechas, el grano y los campos sembrados, como Ceres o Tellus.

El santuario de la diosa
Al sur de Roma, a unas cinco millas, en una encrucijada entre la vía portuensis y la vía campania, posee un bosquecillo sagrado –llamado lucus deae diae-. Este bosque sagrado ha crecido en pendiente. Allí se le ha erigido un gran templo de planta circular, elevado en una plataforma. En este lugar se reúnen los hermanos arvales, los cuales graban en los mármoles del exterior sus nombres y todo lo relacionado con el culto –todo lo que pueda hacerse público-. Cercano al templo se ha construido unas termas, el llamado Caesareum – que incluye comedores, almacenes-. Incluso un terreno se ha habilitado como pequeño circo. La diosa Fors Fortuna posee un templo en el mismo bosquecillo.
Sin embargo, los hermanos arvales tienen permitido oficiar ciertos ritos en la casa del magister –escogido anualmente y considerado el primero entre ellos-, así como en el templo de Júpiter Capitolino.

Los tres días del festival
  • Primer día

El comienzo del festival está situado en Roma; habitualmente en la casa del magister. Los arvales, adornados con coronas vegetales, al amanecer, con la primera luz del día, ofrecen incienso, frutas y vino a la diosa, ungiendo su imagen con productos de la tierra. A continuación, tocan simbólicamente una gavilla de espigas verdes o secas. Durante el día se purifican con un baño. Visten togas blancas durante la cena ritual, salvo el magister, al que le está permitido llevar una praetexta. Todos se adornan con un tocado blanco con la efigie de una gavilla, atuendo que les caracteriza. En la cena prueban los primeros productos de la cosecha.

  • Segundo día

Los arvales se trasladan al bosquecillo sagrado al sur de Roma, para realizar los ritos públicos centrales del festival.
A la mañana, en ese lugar sacrifican dos lechones y una vaca de piel blanca. Se consume la carne de los sacrificios, con la idea de propiciar las cosechas; con la sangre se elaboran salchichas. Posteriormente, cubiertos con un velo, sacrifican en el bosquecillo una oveja. En el interior del templo se ofrecen cazuelas y ollas de barro no cocido, primitivas, toscas, rústicas, llenas de productos vegetales y vino. Nuevamente, los hermanos tocan espigas de trigo como el día anterior. Después se dirige una plegaria a las cazuelas. Éstas son arrojadas por la pendiente del templo, siendo destruidas.
A puerta cerrada, en el interior del tempo, a la tarde, consumen un pan comunal llamado panes laureati –elaborado con laurel-. Tras su consumo cantan una letanía que en tiempos del imperio casi resulta inteligible, es el llamado carmen arvale, o canto de los arvales. A la vez realizan una danza arcaica y primitiva al ritmo ternario, llamada tripudium. Cuando finalizan el baile, al final del día, tiene lugar una carrera de caballos, incluyendo desultores –acróbatas y funámbulos-. Habitualmente, los arvales reparten entre los asistentes comida, flores e incluso dinero.
El magister preside todos estos ritos y juegos. Ese mismo día, además, el resto de hermanos eligen quien será el nuevo magister, que tomará posesión de su cargo el 17 de diciembre –día que se celebra un pequeño rito en honor a la diosa-.

  • Tercer día

De nuevo en Roma, se repiten en gran medida los ritos del primer día, incluido un banquete. Las gentes ofrecen a los arvales regalos de vasijas sencillas y plebeyas, como ofrendas sinceras por su labor.

Carmen arvale

domingo, 25 de diciembre de 2016

Calendario religioso romano: Agonium Veiouis -21 de mayo-


Sacrificio público realizado en honor a Vediovis, antigua divinidad latina, al que se le ofrenda un carnero. Es uno de los cuatro grandes sacrificios estatales romanos. Los otros se realizan a Jano, Marte y al Sol Indigete –el 9 de enero, 17 de marzo y 11 de diciembre, respectivamente-.

Vediovis, divinidad compleja
Una de las primeras divinidades en existir, según los propios romanos. Se le representa como un joven Júpiter, armado con pilum y flechas –por lo que a veces se le asimila o compara con Apolo-, su cabeza coronada con laurel, acompañado de un carnero. Al ser también dios “médico” se le identifica con Asclepio. Su verdadera naturaleza es compleja, oscura incluso para los romanos.
Según algunos autores antiguos, como Ovidio o Aulo Gellio, lo consideran un aspecto enloquecido o malevolente de Júpiter, un díos subterráneo, infernal, un anti-Júpiter. El carnero que le acompaña sería el sustituto de antiguos sacrificios de criminales, bajo el amparo vengativo de este dios. Sería el causante de los rayos que alcanzando a los mortales, los fulmina.
Ovidio especula con el origen campesino de su nombre: vegrandia es como llaman a la espelta que ha crecido mal, y a las cosas pequeñas vesca.
En su honor se han erigido dos templos en Roma, promovido por Furio Purpúreo: uno en el Capitolio y otro en la Isla Tiberina –consagrados el 193 y 191 a. C., respectivamente-.

Monedas representando a Vediovis

Patrón de la gens julia
Desde tiempos de la república, esta familia ha patrocinado el culto a Vediovis, considerado como un joven Júpiter, o la encarnación de Julio –ancestro de la familia-, hijo del troyano Eneas, y fundador de la ciudad latina de Alba Longa.
Se le rinde culto especialmente en la pequeña localidad de Bovillae, al sureste de Roma. Esta población puede considerarse posesión de la familia julia.

jueves, 22 de diciembre de 2016

Calendario religioso romano: Mercuralia -15 de mayo-




Festival en honor a Mercurio, dios de los mercaderes y, entre otras cosas, del beneficio, la ganancia y el engaño –así como de los ladrones-.

El templo a Mercurio y el comienzo del festival
Inaugurado por el centurión M. Laetorio el 15 de mayo del 495 a. C., entre las colinas del Aventino y el Palatino, cerca de lo que sería el Circo Máximo. En esa fecha del 15 de mayo comienza el festival de la Mercuralia, también conocido como festum mercatorum, en la que participan comerciantes, mercaderes y vendedores de todo tipo.

Petición y ruego a Mercurio
Durante el festival los participantes –todos dedicados al negocio comercial- se dirigen en procesión a una fuente situada cerca de la Puerta Capena. Una vez allí, ruegan a la divinidad por la expiación de sus faltas y engaños empleados durante la ejecución de sus compraventas, estafas y malas artes, así como la fortuna para inventar nuevos trucos y engaños.

Nada como Ovidio en sus Fasti (V, 670-693) para tener una clara visión del festival y los ruegos:
“Quienesquiera que profesan la venta de mercaderías te ruegan, ofreciéndote incienso, que les reportes ganancias. Hay un agua de Mercurio, cerca de la Puerta Capena; si cabe creer en los que la han probado, posee efectos milagrosos. A la fuente va el mercader vestido con la túnica arremangada y purificado con una urna sahumada, y coge agua para llevarse. Humedece con el agua una rama de laurel y con el laurel mojado salpica todas las mercaderías que pronto han de tener otros dueños. Él también se moja se moja el pelo con el laurel chorreando y pronuncia una plegaria con su voz acostumbrada a engañar: «lava los perjurios del tiempo pasado, lava las palabras engañosas de días anteriores. Si te he puesto por testigo, Mercurio, o he invocado en falso el poder divino de Júpiter, en la creencia de que no iba a oírme, o si a sabiendas he engañado a otro dios o diosa, que los rápidos vientos del sur se lleven mis malas palabras y que el día siguiente me facilite nuevos perjurios y que los dioses de arriba no tomen cuenta de ellos, cuantos haya proferido. Únicamente, concédeme ganancias, concédeme disfrutar de las ganancias adquiridas, y haz que me sea de provecho engañar al comprador.» Mercurio se ríe desde lo alto del que pide tales cosas, acordándose de que él había robado las vacas ortigias –vacas robadas a su hermano Apolo el mismo día de su nacimiento-.”

Cerca de la Puerta Capena –al sur de Roma- existe una fuente llamada “de Mercurio”. Es una de las entradas vinculadas a la Vía Apia, la más célebre de las calzadas romanas. Curiosamente, es un barrio frecuentado por mendigos y judíos pobres.

Regio I: Porta Capena

martes, 20 de diciembre de 2016

Calendario religioso romano: Lemuria -9, 11 y 13 de mayo-


Festival realizado para aplacar a los espíritus lemures, expulsarlos del hogar paterno y apaciguarlos para que no actúen contra los habitantes de la casa. Durante los tres días de las lemurias se cree que estos fantasmas vagan libres por el mundo de los vivos, lo que puede ocasionar graves problemas.
Siendo días nefastos, los templos permanecen cerrados y se desaconseja realizar ciertos actos considerados jubilosos, como casarse -la creencia es que los que se casan en mayo mueren jóvenes, tal y como reza el proverbio: mense Maio malae nubent-.

Los lemures
Existe controversia sobre qué tipo de espíritus son. Confundidos con los malignos espectros –que toman el nombre de larvae-, o un tipo negativo de mane –espíritu familiar benéfico-. Los lemures son espíritus errantes, de aquellos fallecidos antes de tiempo u olvidados, sin sepultura adecuada ni ritos fúnebres familiares merecidos. Sin ser malignos en esencia, sí están molestos por no estar atendidos o ser recordados por los vivos, lo que a menudo provoca su ira. Asociados a la oscuridad, asemejan sombras vengativas, furiosas, molestas.
La creencia en estos seres es arcaica, rural y, en cierta medida, más supersticiosa y mágica que religiosa.

La instauración del festival según la tradición
Tras el triste “incidente” entre Rómulo y Remo, narra Ovidio y la tradición romana, que el difunto hermano del fundador de Roma se quejaba, iracundo, de su muerte, exigiendo o bien rogando a su hermano, que consagrase ese día en su honor. Y así hizo Rómulo, instituyendo las llamadas Remurias. Nombre primitivo y áspero que el tiempo suavizó en Lemuria, adquiriendo de esa denominación los espíritus de los “difuntos silenciosos”.
Difícil es determinar el (verdadero) origen de las Lemurias, aunque se considera de tal antigüedad que se remonta al más primitivo asentamiento de las gentes que habitaban lo que sería Roma.

El rito, un verdadero exorcismo
El solemne acto se realiza durante la noche, en silencio, oficiado por el paterfamilias. Descalzo, purificado en una fuente cercana (tres veces lava sus manos), entra en el hogar, y haciendo el obsceno signo de la higa –fica, en latín; signo apotropaico contra el mal en general, y el mal de ojo en particular-, va arrojando habas negras a sus espaldas, sin girar la vista, como “alimento” para los difuntos. Les llama la atención diciendo: “Yo arrojo estas habas, con ellas me salvo yo y los míos”. Nueve veces realiza esta acción mientras recorre la casa. Finalmente vuelve a lavarse, y golpeando unos bronces dice nueve veces: “Salid, manes de mis antepasados”.

Ovidio, en sus Fasti V (430-445), nos lo narra de la siguiente forma:
“[…] Cuando está mediada la noche y brinda silencio al sueño, y han callado los perros y los diferentes pájaros, el oferente, que se acuerda del antiguo rito y es reverencioso con los dioses, se levanta (sus pies no llevan atadura alguna) y hace una señal con el dedo pulgar en medio de los dedos cerrados, para que en su licencio no le salgo al encuentro una sombra ligera. Y cuando ha lavado sus manos puras con agua de una fuente, se da la vuelta, y antes coge habas negras, y las arroja de espaldas; pero al arrojarlas dice: «Yo arrojo estas habas, con ellas me salvo yo y los míos». Esto lo dice nueve veces y no vuelve la vista; se estima que la sombra las recoge y está a nuestras espaldas sin que la vean. De nuevo toca el agua y hace sonar bronces de Témesa y ruega que salga la sombra de su casa, al haber dicho nueve veces: «Salid, manes de mis padres»; vuelve la vista y entiende que ha realizado el ceremonial con pureza. […]”

Las frases proferidas por el paterfamilias pueden diferir un poco –por ejemplo, “Manes de mis antepasados, ¡marchaos!”, o, “Manes paternos, id en paz”-, aunque siempre exigiendo lo mismo: que los lemures abandonen el hogar y no molesten a los vivos.
A su vez, existe cierta variación en algunos detalles, según sea costumbre del paterfamilias. Algunos, por ejemplo, chasquean los dedos, sin dejar de realizar el signo de la higa. Otros, se introducen las habas en la boca antes de arrojarlas tras de sí.
El signo de la higa
¿Por qué habas negras?
Los romanos las asocian al Inframundo y a los difuntos, consideradas impuras por pitagóricos y órficos, los cuales tienen prohibido consumirlas. Existe la creencia popular de que las habas, bajo algunas peculiares circunstancias, brotan de la sangre de los vivos, o que incluso contienen las almas de los muertos. Para los antiguos etruscos eran “puertas” al mundo subterráneo. El color negro se asocia al mundo de los muertos, a los dioses del Hades, haciendo de estas habas el alimento perfecto para ser “sacrificado” a los muertos. Algunos aseguran que en las hojas de sus flores se puede leer la palabra “muerte”.

lunes, 24 de octubre de 2016

Guía rápida de contendientes para Arcana Mvndi


Esta ayuda, diseñada especialmente para el Iniciador, ofrece un “muestrario” de los posibles contendientes que cualquier personaje o grupo puede encontrarse en las diversas situaciones que pueden acontecer en una aventura. ¿En cuántas ocasiones, como Iniciador, no tienes que elaborar con prisas, los parámetros de combate de un contendiente fortuito o inesperado? Aquí tienes una guía de esos parámetros.

Las categorías
Están divididos por categorías de experiencia posible, ofreciendo de la forma más sencilla posible sus parámetros de combate. Un recurso rápido para encuentros fortuitos de cualquier tipo, desde los maleantes de turno en la prototípica taberna –caupona-, hasta una rutinaria patrulla militar al encuentro de una caterva de bárbaros.

Seis son las categorías: inexperto, novato, adiestrado, experimentado, experto, veterano. En cada epígrafe se exponen varios ejemplos para que, como Iniciador, no tengas dificultad en situar durante las aventuras al posible contendiente en la categoría adecuada. Recordar que como Iniciador puedes modificar como consideres necesario los parámetros que se muestran a continuación.

Debe entenderse que se trata de contendientes grosso modo, sin “añadidos” especiales. Nada de recursos sobrenaturales o un adiestramiento singular. Es una guía sin más pretensión que ofrecer una ayuda rápida de juego.

Aunque se detalle el nombre de las armas de los contendientes, solo se trata de indicarlas a nivel interpretativo: cámbialas sin variar los parámetros si lo crees adecuado. Lo importante es tener un contrincante rápido ya preparado para cuando surge la ocasión.

Como Iniciador, considérate libre para modificarlos según tus intereses. Para adversarios más personalizados lo ideal es elaborarlos uno mismo.

Inexperto
Civiles sin ningún tipo de experiencia militar o de combate, como damas patricias, filósofos o esclavos domésticos. En esta categoría se pueden incluir a la mayoría de los ancianos o niños, aunque estos últimos pueden tener mayor defensa en lucha y carecer de parámetros en otras armas.


Maniobra
Ataque
Defensa
Daño
Lucha
10
5
5
5
Arma primaria (pugio)
12
7
6
8
Arma secundaria
-
-
-
-
Arma de proyectil
-
-
-
-

Protección: 4
Heridas totales: 9
Rendimiento: 9
Virtus: 0

Novato
La mayoría de los campesinos y esclavos rurales, incluso muchos de los bandidos y piratas de la más baja ralea –así como muchos de los típicos matones de taberna-. Se pueden incluir a los civiles que comienzan su instrucción en el ejército.


Maniobra
Ataque
Defensa
Daño
Lucha o pugilismo
14
7
7
6
Arma primaria (gladius, espada)
16
12
13
12
Arma secundaria (pilum, lanza)
12
12
13
11
Arma de proyectil
10
9
-
10

Protección: 10
Heridas totales: 11
Rendimiento: 9
Virtus: 1

Adiestrado
Legionarios o auxiliares con poca experiencia real, así como los calones, esclavos adscritos al ejército romano, aunque algunos pueden ser buenos combatientes. No pocos bandidos, ladrones y piratas disfrutan de esta categoría. Entre los bárbaros, esta categoría se emplea para los combatientes más jóvenes.


Maniobra
Ataque
Defensa
Daño
Lucha o pugilismo
15
9
9
7
Arma primaria (gladius, espada)
19
15
16
13
Arma secundaria (pilum, lanza)
15
15
16
12
Arma de proyectil
10
12
-
11

Protección: 10
Heridas totales: 11
Rendimiento: 11
Virtus: 3

Experimentado
Militares y gladiadores con algunos años de experiencia, unos pocos bandidos y piratas. En el mundo bárbaro la mayoría de combatientes.


Maniobra
Ataque
Defensa
Daño
Lucha o pugilismo
18
12
12
8
Arma primaria (gladius, espada)
22
19
20
15
Arma secundaria (pilum, lanza)
17
18
19
14
Arma de proyectil
12
14
-
13

Protección: 12
Heridas totales: 12
Rendimiento: 13
Virtus: 5

Experto
Soldados curtidos, centuriones, jefes criminales, muchos de los gladiadores o pugilistas. Entre los bárbaros, los líderes de pequeños grupos o los guardias personales de los régulos.


Maniobra
Ataque
Defensa
Daño
Lucha o pugilismo
22
22
23
11
Arma primaria (gladius, espada)
25
22
24
16
Arma secundaria (arco, lanza)
20
20
21
15
Arma de proyectil
14
16
-
14

Protección: 14
Heridas totales: 13
Rendimiento: 15
Virtus: 6

Veterano
Antagonistas secundarios, quizás soldados de fortuna, criminales o piratas de renombre.

Nota del autor: aunque incluyo esta categoría, personalmente creo que este tipo de antagonista deberías, como Iniciador, crearlo ex profeso para tus aventuras.


Maniobra
Ataque
Defensa
Daño
Lucha o pugilismo
25
25
25
15
Arma primaria (variado)
28
27
28
18
Arma secundaria (variado)
23
25
26
16
Arma de proyectil (variado)
16
20
-
15

Protección: 16
Heridas totales: 14
Rendimiento: 17
Virtus: 8

Espero que esta ayuda os sea útil. ¡Que Bellona y Némesis sean propicias!