miércoles, 27 de febrero de 2013

Calendario religioso romano: Equirria -27 de febrero-


Festival en honor a Marte durante el cual se realizaban distintas carreras a caballo, incluyendo carreras de carros –las bigae tiradas por dos caballos-. Este festival de marcado carácter bélico se realizaba justo antes de marzo, mes consagrado a Marte, deidad de la guerra y el suelo patrio. Durante marzo se adiestraban especialmente las tropas, por lo que las Equirria eran tanto una demostración de devoción a Marte como un puro y práctico entrenamiento ecuestre, lo que además ayudaba a motivar a la tropa. Por ello, puede decirse que este festival “abre” los diferentes ritos en honor a Marte y la guerra –se guerreaba por norma general de marzo a octubre, ya que el invierno era especialmente duro y desfavorable, especialmente cuando se disponían escasos medios bélicos y humanos, como los que sufría tanto la Roma de los reyes, como la joven República-.
Cabe decir que tras estas Equirria de finales de febrero, se realizaban lo que se llamaban "segundas equirrias" durante el 14 de marzo.

Origen
Según los antiguos fue el propio Rómulo el que las instituyó para honrar a Marte –su propio padre según el mito-, celebrándose en el campo que lleva el nombre de tal deidad: el Campus Martius. Este lugar estaba situado en el exterior del pomoerium original de Roma, ya que estaba prohibida manifestación bélica alguna en el interior de ese límite sagrado.

El lugar de la celebración
Las Equirria requerían de un terreno llano y extenso, siendo perfecto el Campo de Marte. Según algunos las carreras se llevarían a cabo cercanas al Altar de Marte, o bien en el Tarentum, donde se realizaban ejercicios hípicos, y que era a su vez el lugar de celebración de los Juegos Seculares que conmemoraban los diferentes centenarios de la ciudad desde su fundación. Otra opción sería el Trigarium –de triga, carro tirado por tres caballos-, cuya función también era facilitar los ejercicios ecuestres. Ambos lugares carecían de edificaciones permanentes debido a su peculiar carácter “campestre”, ya que incluso podía servir de ocasional pasto para los caballos.
Cuando el Tíber inundaba el Campo de Marte, lo que tampoco era excepcional, las Equirria se trasladaban al monte Celio, el cual tornaba entonces su nombre en Campus Martialis.

Lustraciones, y algo más…
La idea principal de este festival era purificar el elemento ecuestre del ejército romano, lo que incluía tanto a monturas como a sus jinetes y pertrechos militares. Aunque no dispongamos, desgraciadamente, de muchos detalles al respecto, es muy posible que el Flamen Martialis sacrificase un buey en el Altar a Marte, lo que daría comienzo a las carreras.
Cabe tener en cuenta que Marte era una deidad con un aspecto siniestro. Pese a no ser un di inferi –una deidad infernal-, al parecer no era negativo que alguna montura o jinete falleciese durante el festival. Las carreras a menudo eran muy competidas y brutales. Los accidentes eran comunes y realmente espectaculares. ¿Podría tratarse de algún tipo de sacrificio humano disimulado, primitivo o incluso olvidado?

1 comentario:

Athal Bert dijo...

Solo felicitarte por estas entradas. Me parecen muy interesantes tanto para jugar en Roma o adaptar a cualquier mundo politeista. Sigue así