jueves, 23 de marzo de 2017

Calendario religioso romano: Meditrinalia –11 de octubre-


Festival vinícola en el que se celebra la nueva vendimia ya finalizada, siendo la última de las celebraciones relacionadas con el vino del año. Se realizan libaciones de vino nuevo y viejo en honor a Júpiter, como protector de la cosecha, sin olvidar que los auspicios sobre el cultivo de los viñedos se realizan bajo su potestad (ver Vinalia).

Origen del nombre meditrinalia
Según Varrón, en su Lengua latina, el nombre procede de mederi «curar», al asegurar que L. Valerio Flaco, flamen de Marte, aseguraba que durante el festival se mezclan vino nuevo y viejo. Esta mezcla ensalza sus virtudes terapéuticas y sanadoras –haciendo hincapié en las virtudes “mágicas” del vino-. Costumbre que se conserva en tiempos imperiales. Tras la vendimia se obtiene, tras su pisado, vino nuevo, el mosto –mustum-, que aún no ha fermentado. Se mezcla este con el vino viejo, lo que impide que se avinagre. Los romanos, al tomar esta mezcla, recitan una fórmula que cae más en la superstición y la magia, que en el ámbito religioso:

“Vetus novum vinum bibo, novo veteri morbo medeor”
(Vino nuevo y viejo bebo, de nuevos y viejos males me curo)

Debido a estas virtudes sanadoras de la mezcla, algunos autores, como Festo, hablan de la diosa Meditrina –también denominada Meditrinae o Meritrina-, protectora de la cosecha, la salud, la longevidad y el vino. Es muy posible que esta deidad sea un “invento” para justificar el nombre del festival, ya que apenas existen registros sobre ella y todos son tardíos.

Nota del autor
Desgraciadamente apenas sabemos nada de este festival, aunque conociendo el carácter romano, es muy posible que durante ese día los ciudadanos y esclavos vinculados al campo y los viñedos tomasen vino mezclado con poca moderación, eso sí, siempre con conservar y preservar la buena salud.
Debía ser un día alegre, en el que, tras pisar las uvas y recoger el mosto, los celebrantes en solemne congregación, agradecían a Júpiter –y a Meditrina- por la cosecha. Tras la libación, realizada sobre la tierra, ahora empapada con mosto y vino viejo, se consumía la mezcla, posiblemente con sencillos alimentos rústicos.

No hay comentarios: