lunes, 2 de octubre de 2017

Calendario religioso romano: dies natalis del templo a Hércules Musarum -30 de junio-

Denarios de Q. Pomponio Musa
Aniversario conmemorativo de la fundación del templo circular al Hércules de las Musas en inmediaciones del Circo Flaminio.

¿Hércules y las Musas?
Antes de la fundación del templo Hércules ya es una divinidad popular en Roma, no así las Musas. Conocidas por los más cercanos y entendidos del mundo griego, pero cuyo culto aún es extranjero y, por lo tanto, “sospechoso”. Nobilior, fundador del templo, empleó un curioso ardid para evitar la negativa de los prohombres romanos más tradicionalistas: fundó un templo a las Musas, pero al incluir a Hércules, importante para la propia mitología fundacional romana, aniquiló cualquier reticencia.
En la propia Hélade existe el culto a Apolo Musagetes, aunque el de Hércules Musagetes no es relevante –o directamente, no existe-.
El propio Plutarco, en sus Cuestiones romanas (59), se pregunta precisamente porqué existe un templo a Hércules y las Musas en Roma, siendo un asunto peculiar e incluso inédito en Grecia: “¿Por qué Hércules y las Musas tenían un altar en común? ¿Acaso porque Hércules enseñó las letras a los de Evandro, según ha recordado Juba? Y el hecho se consideró noble por enseñar a amigos y parientes. Tiempo atrás empezaron a enseñar por un sueldo y el primero en abrir una escuela elemental fue Espurio Carvilio, un liberto de aquel Carvilio, que fue el primero en divorciarse de su mujer.”

Aedes Herculis Musarum
Erigido por M. Fulvio Nobilior tras la toma de Ambracia, ciudad situada en la costa occidental de la Hélade, en la primavera de 189 a. C. Tras su posterior saqueo y toma de prisioneros, la ciudad cayó en la insignificancia. El triunfo de Nobilior fue en el 187 a. C. -otros dan la fecha del 179 a. C.-, por lo que es probable que fuese la fecha de inauguración del templo, siendo su dies natalis el 30 de junio.
En la Hélade descubrió Nobilior que a Hércules se le consideraba líder o señor de las Musas, denominado por ello Herakles Musagetes. Inspirado por ello, se apropió de las numerosas estatuas de la ciudad conquistada; destaca un conjunto escultórico con el propio Hércules tañendo una lira, obra de Zeuxis, y las nueve Musas.
Es interesante resaltar que Nobilior era un gran anticuario interesado en la antigüedad romana. Por ello, tras inaugurar el templo lo dotó de unos Fasti, un completo calendario religioso con numerosa información histórica y mitológica, siendo, según la tradición, el primero en hacerlo.
Nobilior dotó al templo de una pequeña capilla –aedicula- de bronce en honor a las Musas, que al parecer data de los tiempos de Numa Pompilio, guardada en el templo de Honos et Virtus.
L. Marcio Filipo restaura el templo en el 29 a. C., en tiempos de Augusto, edificando a su alrededor el Pórtico de Filipo –Porticus Philippi-. Destacan en el pórtico las numerosas barberías que hacen del lugar un centro concurrido. El gran Marcial se burla, precisamente, de un amigo y su indecisa calvicie. Aquí el epigrama, titulado con un simple y descriptivo “Un calvo”, con anécdota mitológica incluida: “El otro día, viéndote por casualidad sentado a ti sólo, te tomé por tres personas. Me engañó el número de tu calva: tienes cabellos a una parte y tienes a la otra, y tan largos como los que pueden sentar bien incluso a un adolescente; en su mitad, tienes la cabeza desnuda y en un largo espacio no se deja ver ni un solo pelo. Este error te vino bien en diciembre, cuando el emperador distribuyó comida: volviste con tres raciones. Creo que así fue Gerión. Te aconsejo que evites el pórtico de Filipo: como te vea Hércules, estás perdido.”
Y además de barberías, no son pocas las “peluquerías” especializas en el género femenino, y como detalla Ovidio, aquí se venden incluso vistosas pelucas y tocados para las mujeres pudientes.

Los denarios de Q. Pomponio Musa
Resulta interesante mencionar los denarios acuñados por el magistrado, banquero y prestamista Q. Pomponio Musa, un prohombre de su época (siglo I a. C.). Siendo triumvir monetalis acuñó moneda con la autorización del estado romano. Destaca una serie de diez denarios en la que está representada en el reverso una de las musas, sobresaliendo entre todas una magnífica Urania, musa de la astronomía. En uno de los denarios está representado Hércules Musarum, aunque en el anverso de todas las monedas puede verse a Apolo Musageta. De esta forma Q. Pomponio (y con seguridad gran parte de la gens pomponia) muestra uno de sus cultos preferidos. El sobrenombre de Musa adquirido por Q. Pomponio es indicativo claro de su preferencia.

No hay comentarios: