lunes, 6 de septiembre de 2010

Lectura recomendada: Oráculos griegos

El célebre oráculo de Delfos y la misteriosa Sibila de Cumas son dos de los oráculos más conocidos hoy en día (pese a que existieron muchísimas más). Decir oráculo es pensar en el mundo griego, sus divinidades y sus héroes, siempre entre la tragedia y sus hazañas. El mundo de los oráculos es mucho más de lo que podemos ver a simple vista. Pero gracias al esfuerzo y erudición de David Hernández de la Fuente podemos adentrarnos un poco más en los misterios y sombras de ese mundo. Oráculos griegos, de Alianza Editorial, es una obra sumamente interesante, útil, que desvela numerosos secretos de aquellos saberes al alcance de unos pocos.



En esta obra se nos muestra con amplitud lo que implicaba los oráculos, desde sus orígenes o su consulta, así como lo diversos que eran y los lugares donde se practicaban. Esta obra tiene la particularidad de estar perfectamente equilibrada en su apartado técnico y accesibilidad para cualquier profano en la materia. Ideal tanto para consulta como para divulgación.



A continuación los capítulos en los que está dividido el libro:

Primera parte: Origen y formas de la adivinación en la antigüedad
1. El arte de Apolo: los orígenes de la adivinación
2. El don de Casandra: la adivinación inspirada
3. El don de Héleno: la adivinación interpretada

Segunda parte: Funciones de los oráculos griegos
4. La adivinación como ideología: mito, literatura y pensamiento
5. La adivinación y la religión: rito e identidad cultural
6. La adivinación en la sociedad y la política

Tercera parte: Oráculos del mundo griego
7. La voz de Apolo: Delfos, Delos, Dídima, Claros…
8. La voz de Zeus: Dodona y Siwa
9. Viajes y curaciones oníricas: de Lebadea a Epidauro

Epílogo: El crepúsculo de los oráculos

Oráculos griegos es sumamente útil para aquellas aventuras del Arcana en las que el Iniciador quiera incluir consultas a oráculos, interpretar adivinos y comprender como afectaban en el mundo antiguo, tanto a la plebe, políticos, militares y filósofos.



Realmente calificaría la obra de imprescindible.


No hay comentarios: