martes, 16 de diciembre de 2008

Entrevista y reseña del Arcana Mvndi en la revista Ragnarök nº 2

Anunciar que la Asociación española de Espada y Brujería –AEEyB- acaba de “sacar” el segundo número de su revista Ragnarök. Contenido variado, desde relatos de género fantástico, diversas reseñas de libros y artículos, las actividades de esta asociación en Expocómic 2008, etcétera. Un ezine que todo el mundo debería leer, y además es gratuita. Aquí tenéis el enlace de esta gran iniciativa literaria.

Decir además que podréis encontrar una reseña del Arcana Mvndi en su interior y una entrevista a mi persona, de la mano de Claudio Ramírez, con el cual he tenido el placer de jugar una aventura del Arcana, Una noche en la villa de los cipreses. Espero que ya esté repuesto después de aquella trágica noche…
-
Por cierto Claudio, recuerdos de Antistia, creo que me ha comentado algo sobre una nueva sorpresa familiar o algo por el estilo, y que da igual lo que corras, que no te molestes, que ya te encontrará ella…

lunes, 8 de diciembre de 2008

Breve descripción del mundo antiguo: Sicilia

Isla famosa en la actualidad por la mafia, en realidad es muy poco lo que sabemos de la Sicilia actual, salvo sus tópicos… pues posiblemente sabemos menos sobre la antigüedad de la isla, salvo los viejos tópicos: la ciudad de Siracusa, las “máquinas” de Arquímedes y algo sobre las guerras púnicas entre romanos y cartagineses.

Con esta breve descripción espero ayudar un poco a los lusitores e Iniciadores del Arcana Mvndi.

Comentar que en estos momentos estoy escribiendo un documento que me gustaría se convirtiese en un futuro complemento geográfico para el juego. Espero que la diosa Fortuna no me sea esquiva y en un futuro Sombras de Sicilia sea una realidad que todos podamos disfrutar. Y para muestra un botón: aquí pongo parte de la introducción –aún por corregir y ampliar- como breve descripción de la isla.

Dicen que Sicilia es tierra fecunda en monstruos y leyendas, en historias de héroes y que en su antiguo seno se esconden tesoros olvidados por dueños ya hace tiempo muertos, asesinados por su codicia o perdidos por el tiempo que todo lo confunde y complica. Y yo digo que todo esto es cierto, y aún más, aseguro que este fascinante lugar encierra secretos mayores, más peligrosos y por supuesto, excitantes y atrayentes. Podríamos empezar por enumerar sólo a dos grandes héroes, Ulises y Dédalo. El primero casi perece a manos del temible Polifemo, cíclope de paladar un tanto curioso, pues ¡devoraba humanos! ¡Maldito antropófago! Y como no, además, Ulises estuvo a punto de enloquecer con el canto de las sirenas, que circundan la isla. Pudiendo escapar de Escila y Caribdis… Nuestro segundo héroe, Dédalo, huyendo de Creta, perseguido por Minos, construyó un palacio al rey Kókalos, que le acogió y mandó asesinar al rey cretense con una argucia… pero no desviemos el tema, jovencito, mi lección es de historia, no de leyendas y tonterías. Como iba diciendo, Sicilia, es parte de la Magna Grecia, y sus ciudades pueden vanagloriarse de contarse entre las más importantes de entre los griegos, especialmente Siracusa y Agrigento…
-Agatocles de Tauromenio, sabio historiador y profesor en Messina, experto sobre Sicilia.

Sicilia, cruce de caminos
Aunque no destaca por su gran tamaño comparándola con islas como Britania o Hibernia, no mucho mayor que Sardinia, Sicilia está localizada prácticamente en el centro del Mediterráneo, a medio camino entre Italia y África, lo que determinará gran parte de su historia. Tal y como cuenta Estrabón respecto a la distancia con África: “Desde el cabo Lilibeo se da la distancia más corta hasta Libia –África-, con mil quinientos estadios hasta la región de Cartago. Se dice que en este lugar, desde un observatorio, un hombre de aguda visión informó a los de la ciudad de Lilibeo del número de barcos que habían partido de Cartago”.

Sicilia ha sido invadida y poblada hasta ahora por diversas razas y naciones: sicanos, élimos, sículos, púnicos, griegos y romanos, así como esclavos de todas las regiones del Imperio –aunque tras la caída del Imperio otros llegarán, como vándalos, sarracenos, normandos y españoles-. Todos ellos han llegado para quedarse, dejando cada uno sus improntas en el lenguaje, arquitectura y costumbres. Sicilia es fiel reflejo de su historia: invasión, violencia y riqueza. Por ello, Sicilia es asiento de varias culturas muy diferentes entre si: desde las gentes autóctonas, como los sicanos, sículos y élimos, relegados al interior y casi exterminados por las numerosas guerras, como los griegos, que llegados del Oriente, tomaron parte de la isla, así como los fenicios, que aún en época romana habitan el extremo occidental de la isla, conservando sus costumbres e idioma. Por último los romanos, que colonizaron la isla llevando consigo a gran cantidad de itálicos y esclavos procedentes de todas las regiones del Mediterráneo. Sicilia, aunque es cruce de gentes y culturas, conserva su esencia a través del tiempo, haciendo de lo ajeno lo propio.

La Sicilia de finales del siglo II es una tierra en apariencia tranquila, al margen de los grandes acontecimientos políticos o de la guerra que afecta las fronteras del Imperio, o de la futura guerra civil entre los pretendientes al principado. Aunque tranquila no son pocos las salteadores en su interior, antiguos pastores y campesinos empobrecidos por los despóticos honestiores, que desde las montañas acosan a los viajeros en los caminos, aldeas, e incluso ciudades.

Su riqueza hace de la isla un imán para muchos que desean enriquecerse, además son multitud los tesoros mitológicos que encierra. Sicilia es uno de los graneros del Imperio, junto con África, Egipto e Hispania, pero tiene una ventaja, y es la que más cerca está situada de Roma.

La costa siciliana está poblada por ciudades importantes, destacando Siracusa, Catania, Messina y Panormo –ciudad que dispone además de una pequeña flota destinada a combatir la piratería, mal eterno de los mares-. La ciudad más poderosa de Sicilia es con diferencia Siracusa, influenciando con su activo puerto, comercio y riqueza los entresijos de la isla. Dos grandes santuarios dominan la isla, Enna y Érix. El primero dedicado a Deméter y Prosérpina, y el segundo a Venus Ericina. Ambos son lugares ricos y muy visitados.

El interior está cuajado de latifundios y villas poseídos por ricos senadores, caballeros y comerciantes, los cuales disfrutan de los agradables veranos y suaves inviernos en sus dominios. El bosque –mucho más denso y extenso que el actual- cubre gran parte de los montes Nebrodes, al noroeste, ocultando a numerosos merodeadores y seres que rara vez se muestran a la luz. Ríos como el Himera, el Halycus y el Symethus bañan la tierra, permitiendo que extensos campos arados den sus cosechas de cereales, así como los árboles sus frutos.

Nombres de la isla
A lo largo de los siglos la isla de Sicilia ha tenido diversos nombres: Trinacia, Trinacria, Sicania, Sikelia y finalmente Sicilia.

El más antiguo, Trinacia, nombrada por Homero, como la isla en la que se encontraban los rebaños de bueyes de Helios –los cuales fueron devorados por los compañeros de Ulises en su estancia en la isla-. El nombre está relacionado con la palabra griega “thrinax”, tridente, y por lo tanto con Posidón.

Los geógrafos más antiguos la identifican como Trinacria, haciendo referencia a su forma triangular, significando “tres cabos o promontorios”, siendo estos el cabo Lilibeo orientado al occidente, el cabo Pelorias frente a Italia, formando parte del estrecho de Sicilia, y por último, el cabo Pachynus, situado al este. En ocasiones, los geógrafos del Imperio todavía la identifican con esta denominación arcaica, en vez de Sicilia. A su vez, este arcaísmo es utilizado por los poetas latinos.

Los sicanos, llegados a la isla durante el tercer milenio y asentados en el oeste de la isla, la denominaban Sicania. Tras numerosos siglos los sículos –síkeloi en griego- fueron expulsados de Italia, y tras vencer a los sicanos, se asentaron en el sur y este de la isla, pasando a denominarse Sikelia en griego, y Sicilia en latín.

Símbolos de la isla
Tanto en monedas como esculturas y pinturas, a Sicilia se le representa con diferentes figuras, desde el tridente de Neptuno, la hoz de Saturno, un torbellino formado por tres piernas, o la cuadriga de Siracusa. Pero el símbolo más importante de Sicilia es Medusa, rodeada de espigas, ceñida por la cintura por dos serpientes y triskeles.

El triskelion
El símbolo y representación más antiguo de Sicilia: tres piernas unidas, partiendo y unidas por un centro, simulando una espiral. Este símbolo no tiene una única interpretación, y menos en Sicilia. Puede representar un laberinto, concebido con la forma espiral del triskele; al Sol, ya que la propia espiral invoca los poderes solares; a la propia isla, ya que ésta, debido a su forma, tiene forma triangular, limitada por los cabos Lilibeo, Pelorias y Pachynus; también representa los poderes ctónicos de la tierra, personificados en la isla por la gorgona Medusa y por Perséfone. Numerosos tiranos y reyes de Sicilia utilizaron este símbolo en sus monedas, ya que en si representa a la isla.

Los severo, gobernadores de Sicilia (186-190)
Durante los años 186 y 188, el gobernador de Sicilia fue Septimio Geta, hermano mayor del futuro emperador Septimio Severo. Tras él, su hermano, por sorteo, le toca gobernar esta provincia. ¿Casualidad? Los dos severos marcan la vida de Sicilia durante casi un lustro. Por ello, cuando Severo llega a la isla, su hermano ya tiene organizado para él su propia “corte”.

Julia Domna, mujer de Severo, tiene a su segundo hijo, Geta, a principios del 189, por lo que se retrasa la llegada del gobernador hasta el verano de ese año. Junto a este recién nacido, viaja su hermano Bassiano, el futuro emperador Caracalla, ahora un niño de apenas dos años. La familia de Severo incluye otros familiares y acompañantes, por lo que su llegada asemeja a la de una comitiva oriental. Su familia es de origen púnico, y la de Julia Domna es siria. Un verdadero contraste con la vida al más puro estilo griego de Siracusa. Lujo, colorido en ropajes, lenguas arameas y fenicias en la ciudad tras tantos siglos. Esto crea algunas suspicacias al principio, pero Julia Domna pronto maravilla a los ciudadanos de la misma con su buen hacer.

En la isla la familia vive tranquilamente, gobernando con seriedad. Severo busca tras el gobierno de Sicilia, obtener el consulado, el cual logra tras hacer un suntuoso “regalo” a Cleandro, el prefecto del pretorio.

Por lo tanto Sicilia está gobernada a finales del siglo II por Septimio Severo, el que será el futuro emperador… ¿Cuáles serán las intrigas y aventuras relacionadas con este poderoso honestior en la isla y futuro gobernante del mundo romano?

viernes, 5 de diciembre de 2008

Reseña del Arcana Mvndi en No es país para pejotas



Hace poco ha salido una nueva reseña sobre el Arcana, en este caso de la mano de los chicos del podcast No Es País Para Pejotas -podcast que escucho asiduamente-.

En unos veinte minutos Álvaro Lomán resume su particular y singular opinión sobre el juego. Como no puede ser de otra manera, mi opinión difiere de la suya en varios asuntos, en otros coincido. El mundo sería muy aburrido si todos pensásemos de igual forma. Aprovecho la ocasión y doy mi impresión sobre algunas cuestiones comentadas en la reseña sin más ánimo que ese, dar mi opinión:

Se comenta algo sobre la fiabilidad de la documentación histórica del Arcana, ya que es normal que se tengan dudas sobre si el autor se ha documentado sobre este maravilloso periodo histórico que es la antigüedad clásica. Tal y como comenta Néstor Bolaños, puedo asegurar que los datos históricos no son un “invento” mío, ni nada por el estilo. Soy habitual lector de obras clásicas, así como de multitud de libros de historia serios y avalados por expertos en el tema: los datos son fiables. No soy gran amante de la documentación que puede encontrarse en páginas web como la Wikipedia. Son una buena guía como inicio pero poco fiables a la larga.

Otro asunto es la opinión de Álvaro sobre el sistema de combate del Arcana. Puedo decir que llevo años jugando y ningún jugador se me ha quejado sobre la “lentitud” de los combates y menos aún sobre su complejidad. No comprendo donde puede estribar la dificultad de tirar dos dados y sumar un parámetro que se escribe en la hoja de personaje –no se tiene que saber de memoria o buscar en el manual-. Y por cierto, el daño no se tira.

Curiosamente, en el combate lo único que yo mismo puedo ver como una “dificultad” es que la suma de la tirada y las habilidades de combate en ocasiones pueden ser altas debido al capicúa, y sumar estas cantidades a veces puede entorpecer.

Respecto al alcance de las armas, mea culpa. Aquí si que he cometido un fallo, ya que se encuentra en el Libro de la Penumbra al explicar la realización de las numinae. Error que no corregí con la división del manual en tres tomos.

El combate en Arcana intenta, dentro de las limitaciones de un juego de rol, en ser realista. Álvaro comenta que le parece contradictorio que en el juego se diga que al jugador que interprete durante el combate se le pueda premiar con un positivo en las tiradas de combate… Es un juego de rol: toda acción puede y debe premiarse por interpretar. No entiendo como puede ser contradictorio. Tengo que confesar que esta afirmación me ha sorprendido un poco.

Sobre las cualidades Álvaro afirma que están mal elaboradas y que algunas de ellas son mejores que otras. Llega a afirmar que el “90% de las cualidades sobran”. Que decir que esto me parece simplemente una barbaridad. Imagino que simplemente no le gustan este tipo de sistemas ya que esta afirmación no me parece muy acertada. Creo que se trata de una valoración personal poco objetiva. Bueno, tendré que eliminar unas noventa cualidades, y dejar unas diez :).

Algunas cualidades dan puntos de desarrollo y similares. Se comenta que estas sobran. No lo creo: a muchos jugadores les gusta ponerse este tipo de ayudas. Yo no soy amante de utilizarlas en mis personajes –en ningún juego-, pero otros jugadores si lo hacen. Además, cualidades como Académico o Vida en los bajos fondos no solo dan puntos en habilidades. También determinan lo “metido” que está el personaje en ese mundo. Se trata de una cuestión de trasfondo, de darle vida al personaje.

¿Algunas cualidades están desequilibradas? Claro, es que no puede ser de otra manera, y doy la razón de ello. La variedad de las cualidades en el Arcana no están encaminadas en impedir a los jugadores “mushkin” su astuto trasiego para encontrar la combinación perfecta que produzca el arma más mortífera o su equivalente: este tipo de jugador no me interesa en absoluto. En Arcana las cualidades cumplen una función sencilla: primar al jugador que guste de la interpretación y desarrollar la personalidad de su personaje. Por ello las cualidades son variadas. Algo que si debería hacer respecto a ellas es ampliarlas y detallarlas en mayor profundidad. Tiempo al tiempo.

Sobre el Destino y el Carácter. Pues no lo “saqué de ningún lado”. Explico la procedencia e invención de tales parámetros.

En un juego en el cual los dioses y héroes existen, el destino es una cuestión importante que tiene influencia en el mundo. El destino se abre camino. ¿Por qué no todo el mundo posee este rasgo? Tras estudiar un poco de filosofía al respecto una corriente afirmaba que la vida está determinada y otra que no. A partir de ahí y de cavilar un poco, nació este parámetro optativo.

El carácter. En el mundo romano la personalidad de una persona tiene una gran importancia: incluso existe una ciencia antigua conocida como fisiognomía relacionada con la personalidad y su influencia en el físico de una persona, llegando a determinar cuestiones de su futuro. El carácter puede llegar a ser utilizado en un juicio como “prueba” a favor del acusado. Por todo ello puede llegar a proteger a una persona incluso contra poderes sobrenaturales –el carácter y el genius están muy unidos-. Tras leer otros libros sobre este asunto, ideé los rasgos de carácter, aunque me hubiese gustado desarrollarlos un poco más.

Para terminar, al final se comenta que la “jugabilidad” del Arcana es limitada. Pues no sé que decir al respecto, salvo que llevo años jugando a un juego injugable…

Sin más, un saludo y suerte a No Es País Para Pejotas. Espero no haber sido demasiado crítico o algo por el estilo.

¡Fors Fortuna!

Breve descripción del mundo antiguo: Hispania

Con este artículo quiero comenzar una serie de ayudas relacionadas con las diferentes provincias del Imperio y territorios bárbaros cercanos, y de esta forma dar a conocer algunos de los aspectos del mundo antiguo. Se trata únicamente de ofrecer una ayuda a jugadores e iniciadores para que conozcan un poco más el mundo antiguo de finales del siglo II, ya que algunas regiones y provincias son para la inmensa mayoría poco más que un nombre. Lugares como Cilicia, Meroe o Cirenaica, son desconocidos para muchos, pese a que disfrutan de una historia intensa y de carácter propio.

Para comenzar nada mejor que nuestra Piel de Toro, para complementar un poco la información que se encuentra en el Libro de la Luz sobre Hispania –páginas 69 y 70-.

En la época en que se desarrolla Arcana Mvndi la feraz, indómita y heterogénea Hispania lleva conquistada en su totalidad casi doscientos años, aunque algunas regiones como la costa mediterránea y la Bética son romanas desde hace varios siglos. Las riquezas de Tarsis y su longevo rey Argantonio, las guerras púnicas, Aníbal, Viriato, el asedio de Numancia y las guerras celtibéricas son ahora parte de la “antigüedad” de los orgullosos hispanos.

Gran parte de Hispania está romanizada y aunque la propaganda imperial la denomina “togada” –que tiene costumbres romanas-, en realidad numerosas regiones y campos mantienen sus lenguas y costumbres. El norte de la Tarraconense y la Lusitania no son tan romanas como podría pensarse. Fuera de las ciudades de estos territorios, el campo y el mundo agreste aún es extraño y bárbaro. Quizás no tanto como antaño pero lo suficiente para los ojos de un romano.

Hispania es clave para el Imperio en diferentes aspectos. Sus riquezas mineras, agrícolas y ganaderas son célebres en todo el Mediterráneo: sus mercaderías llegan a lugares distantes como Britania y Siria. Las calzadas unen a las ciudades más importantes, con magníficos puentes que sortean los numerosos ríos y riachuelos. Aunque la orografía hispana es compleja, Roma ha sabido unir lo que antes estaba dividido por montañas y terrenos agrestes y boscosos.

Sus eruditos, filósofos, literatos e incluso emperadores son motivo de orgullo de sus habitantes. En el Senado de Roma, núcleo político del mundo antiguo, la factio hispana es numerosa y poderosa, debido sobre todo a su riqueza. Procedentes de las grandes ciudades de Hispania, como Corduba, Emerita Augusta, Tarraco, Itálica, Cartago Nova, Barcino, Hispalis, Astigi, Gades, Caesaraugusta, y un largo etcétera, su influencia se deja notar.

Situada lejos de la frontera, Hispania posee una sola legión situada en la actual León –legio VII Gemina- cuya función principal es controlar las minas del noroeste y que el resto del territorio esté tranquilo. Esto no significa que sea el único ejército. Son varias las cohortes auxiliares reclutadas in situ, además, cada municipio y ciudad importante posee una milicia formada habitualmente por jóvenes y unos pocos veteranos, cuya misión principal es proteger de bandidos y salteadores los alrededores de la ciudad, así como custodiar los lugares importantes de la ciudad, como los mercados y puertos.

En el aspecto religioso, los hispanos han aceptado el culto a los dioses grecolatinos, pero en numerosos casos mezclándolos con sus dioses indígenas. Sin olvidar a los dioses procedentes del Oriente y Egipto, también presentes. No es raro que un hispano adore al emperador, a diversos dioses egipcios y orientales, pero a la vez sentir devoción por los dioses de sus antepasados, llevando ofrendas a los santuarios que aún se encuentran en bosques y montes.

Los tres conflictos a finales del siglo II
A partir del 171 d. C. hasta el 176 Hispania sufre la invasión de diversas tribus mauri, procedentes de Mauretania Tingitana –a groso modo Marruecos-. Estas gentes bárbaras y salvajes logran cruzar el estrecho y recorrer el sur de Hispania provocando el caos con sus saqueos y violencia. La VII Gemina tarda varios años en eliminarlos debido a lo complicado del terreno y al hecho de que actúan en pequeños grupos. Tras esta guerra la región se torna problemática debido al hambre y la destrucción ocasionadas, son numerosos los hispanos que tienen que dedicarse durante años al bandidaje para subsistir.

A partir del 186 d. C un desertor llamado Materno logra reunir un ejército con gentes procedentes de la Galia y con los hispanos que habían actuado como bandoleros tras la guerra contra los mauri. Actúa sobre todo en la Galia y el norte de Hispania. Finalmente es derrotado por Pescennio Níger, aunque logra huir junto con algunos de sus hombres a Roma para intentar asesinar a Cómodo.
-
La guerra civil entre los pretendientes a la púrpura imperial Septimio Severo y Clodio Albino afectará a Hispania especialmente cuando finalice la guerra tras la batalla de Lugdunum (197 d. C): son numerosos los partidarios de Albino que se obstinan en seguir la lucha, especialmente entre la nobleza. La VII Gemina hasta el momento dudosa entre Albino y Septimio, se decanta por este último y lucha contra los ahora rebeldes hispanos en la Tarraconense.

miércoles, 3 de diciembre de 2008

Lectura recomendada: Censura en el mundo antiguo



Ha caído en mi poder un manuscrito que solo debe ser visto por unos pocos elegidos. Tal documento versa sobre asuntos que no pueden siquiera nombrarse, y mucho menos escribirse, ya que está prohibido divulgarlos por las autoridades. Aún arriesgando mi propia vida pero amparado en el anonimato me atrevo a recomendar este libro sobre la censura. Escrito por Luis Gil –seguro que bajo seudónimo- durante la época de la dictadura, curiosamente pudo pasar la censura gracias a la astucia de este gran filólogo. Estos son los absurdos de la historia. Un libro sobre la censura que no tiene grandes problemas para pasar la férrea censura de una dictadura.

Escrito de forma amena y magistral, es todo un estudio sobre el tema. Repleto de anécdotas y datos sumamente interesantes sobre las preocupaciones de aquellos hombres que el tiempo y el poder silenciaron injustamente.

Consta de diversos capítulos que nos hacen viajar desde Grecia hasta la antigüedad tardía. Una lectura que recomiendo encarecidamente.

Es una buena fuente de información sobre el pensamiento del mundo antiguo aplicable al Arcana Mvndi. Aunque esté centrado en la censura tal es la cantidad de información variada que contiene el libro que su lectura es una fuente de ideas.

Y recordad, tal y como menciona Luis Gil al exponer un verso de las Fenicias de Eurípides: “Propio de siervo es no decir lo que se piensa”.