lunes, 17 de diciembre de 2012

Música real para ambientar Arcana Mvndi


¿Cómo sonaba la música romana, etrusca o griega? ¿Qué escuchaba un romano en su hogar cuando honraba a los dioses o simplemente deseaba deleitarse con música culta? ¿De qué modo sonaban las variadas danzas griegas? En no pocas ocasiones, al menos un servidor, se ha hecho tales preguntas. Es difícil saber exactamente la melodía y entonación de muchas de ellas, aunque es cierto que los instrumentos empleados son bien conocidos. Sin embargo, diversas formaciones musicales modernas nos revelan una magnífica aproximación de aquella realidad sonora, incluyendo pasajes cantados en latín o griego clásicos, lo cual es simplemente maravilloso: podemos dejarnos encantar con un Himno a Mercurio o al gran Apolo.

Es dificultoso hacerse una imagen sonora de la música de la antigüedad clásica. Desconocemos sus temas más populares y conocidos. Los autores clásicos hablan en numerosas obras y pasajes de diferentes estilos musicales, enumerando eruditamente la multitud de instrumentos musicales que pueden encontrarse en los pueblos mediterráneos, aunque rara vez estos instrumentos se describan en detalle. Al fin y al cabo, la inmensa mayoría son conocidos por el gran público.

Pese a ello, gracias a la reconstrucción arqueológica la notación y los instrumentos musicales son cada día más conocidos. Por ello se pueden tocar temas de aquellos tiempos con relativa fiabilidad. Especialmente logrado de la mano de la formación Synaulia y del compositor Petros Tabouris /Aulites.

Escuchar los temas interpretados por estas formaciones es la forma más adecuada de entenderlas y sorprendernos. Extrañas y exóticas a nuestros oídos, pero lo más realista posible.

Ambos pueden escucharse en Spotify –medio que emplea el que suscribe para escuchar este tipo de música-. Ciertamente me parece la mejor forma de acceder a este tipo de música.

La página oficial de Synaulia es la siguiente: http://www.soundcenter.it/synauliaspain.htm

Por ello, animo a los lusitores e Iniciadores a escuchar la verdadera música romana, griega y etrusca, y por qué no, emplearla en las aventuras de Arcana Mvndi cuando lo crean adecuado.

lunes, 10 de diciembre de 2012

Cultos de la antigüedad: el dios Fauno


Nota del autor
Esta entrada es una petición del Iniciador de Misterios Manuel González Díez que me pidió un poco de información sobre el culto a esta deidad tan peculiar. ¡Espero que sea de ayuda esta entrada, que disfrutes con el Arcana Mvndi, y que el gran Fauno te sea propicio! ;)

Fauno, antiquísima deidad protectora de bosques y del mundo agreste, siendo uno de los di indigetes, las deidades más antiguas del panteón romano. Poco amiga de ciudades y poblaciones, su reino se centra en lo feraz. Adorada, y sin embargo, temida por pastores y agricultores, los cuales buscan que Fauno les proteja de los lobos y criaturas sobrenaturales asociadas a la naturaleza. En la antigüedad su culto es decididamente “pagano”, en relación a su ámbito principal: las regiones más apartadas e incivilizadas del imperio romano. Aunque es cierto que con el devenir de los siglos, desde aquel Lacio primitivo (su región de origen), la deidad  se ha dejado civilizar un poco, siendo garante de la ganadería y de la agricultura practicada en lugares poco densamente poblados (nada de agricultura intensiva y campos muy cultivados). De hecho, según algunos mitos, reveló a los latinos los bienes del pastoreo y los rudimentos básicos agrícolas. Por todo ello puede decirse que Fauno ha ido suavizando sus modales y formas en el mismo grado que los propios romanos, aunque su carácter es sumamente variable.

Origen
Diversos son los orígenes de esta deidad, aunque la más común y aceptada hace de su padre a la deidad Pico, el cual descendía de Saturno. Una estirpe nada despreciable. Como curiosidad, cabe destacar que Pico fue metamorfoseado por la bruja Circe en un pájaro carpintero al negarse a realizar ciertos favores sexuales (sí, esta Circe es la misma de que se enfrentó a Ulises, transformando a sus compañeros en animales, y que algunos poetas griegos convierten en madre de Fauno… ¡todo un enredo!).
Fauno es padre de Latino, rey que dio nombre al pueblo y a la región central de Italia. Este rey dominaba el Lacio en tiempos de la caída de Troya, encontrándose con dos supervivientes de esa ciudad: Evandro y Eneas. Este último se casó con la hija de Latino, Lavinia, cuyos descendientes tras numerosas generaciones fueron Rómulo y Remo, fundadores de Roma. Por ello puede considerarse a Fauno uno de los “padres” de Roma.
Incluso fue consejero de Numa Pompilio, uno de los reyes de Roma, en asuntos de índole sagrada y sobrenatural, aunque en más de una ocasión Numa intentó sonsacarle secretos engañándole de diversas formas –lo cual logró-.

Fauna y Fatua
Está asociado Fauno a dos deidades femeninas llamadas Fauna y Fatua. En su culto es un misterio la posición que realmente poseen estos paredros femeninos, siendo sumamente variable, pues las podemos encontrar como esposas, hijas o incluso madres. Esto es así incluso para los romanos más cultos: desconocen casi todo sobre Fauna y Fatua, aunque según algunos escritos Fauna sería otro nombre para la divinidad Bona Dea.

Faunos y sátiros
La progenie de Fauno, numerosa en bosques primigenios y vírgenes sobre todo, recibe el nombre de faunos –en latín fauni-, siendo similares a los sátiros de la mitología griega, los cuales son partícipes de las comitivas festivas en honor a Dionisios. Sin embargo, los faunos son menos lascivos que los sátiros, más difíciles de ver, y las malas lenguas dicen que menos inteligentes que sus hermanos griegos, o dicho de otro modo, más proclives a poseer mentes animales.
Ocultos en la floresta, tienen un pasatiempo muy desagradable para los mortales: les place aterrorizarlos con sus gritos para que se pierdan en sus agrestes soledades. Aunque algunos se apiadan de algún que otro mortal y les ayudan a salir del bosque. Son seres extraños e incomprensibles para la mayoría de los mortales.

Representación
En tiempos primitivos los latinos no personificaban a esta deidad, siempre tímida y oculta en los bosques más incultos e impenetrables. Por ello se le denomina silvicola (que habita en los bosques, especialmente de pinos y robles, árboles que le pueden ser consagrados). Los terroríficos sonidos y voces que parecen emanar de algunas arboledas se dice que son la voz de la divinidad, y que aquellos que saben escuchar comprenden sus oráculos, aunque de hecho, la mayoría cae inducido por el pánico. Incluso se cree que predijo la fundación de Roma. A Fauno se le oye, pero muy rara vez se le ve, y cuando esto sucede, en la mayoría de los casos se le atribuyen apariciones terribles e incluso fantasmagóricas.
Ya en tiempos de la República y del Imperio a Fauno se le asocia con la deidad arcadia conocida como Pan, y es en ese momento cuando se le representa de la forma más conocida y famosa: un hombre con cuernos caprinos, velludo, rostro lascivo y burlón, así como sus patas de cabra, sin embargo los romanos suelen representarle con cierto rostro juvenil y gesto pícaro. Debe entenderse que aunque Pan es sumamente similar a Fauno se trata de deidades diferentes.

Geografía de la Héllade: la misteriosa Arcadia
Esta región, situada en el corazón del Peloponeso, es famosa en Grecia por estar habitada por gentes especialmente primitivas y supersticiosas –similar en algunos aspectos a Tesalia-. Este es solaz de divinidades como el caprino Pan o el lobuno Lycaón. Arcadia es montañosa, preñada de bosques sombríos, de difícil tránsito y acceso, perfecta combinación para el imaginario griego poblado por brujas, seres extraños y sobrenaturales.

Muchos nombres para uno solo…
No son pocos los nombres y epítetos que pueden emplearse para dirigirse a Fauno, siendo este mismo el más común. Fauno –en latín Faunus-, significa “el que es favorable”, aunque en realidad depende un poco de qué humor esté.
Durante el popular festival de las Lupercalia se le llama Luperco, que significa “el que protege del lobo”.
El epíteto de fatuus y fatuellus indican su capacidad como oráculo en Albunea, y siendo su método oracular la incubatio se le conoce como incubus –cabe destacar que no pocas veces su presencia onírica es una brutal pesadilla-.
Como ya se ha indicado, silvicola por habitar en bosques, y por el mismo motivo, agrestis.
El nombre Inuus es más complejo. Puede hacer referencia a su “buen carácter”, pero lo más probable es que esté relacionado con el aspecto sexual de la divinidad, aunque vinculado al mundo animal (a nadie se le escapa que su progenie es medio animal y medio humana). A veces, a Fauno en su papel de Luperco recibe este nombre, que casi podría traducirse como “procreador”.
Infinidad de nombres y posibilidades –Fauno, Luperco, fatuus, fatuellus, incubus, silvicola, agrestis, inuus…-, ya que puede verse que algunos de sus epítetos tienen varios o dudosos significados incluso para los romanos.

Carácter sexual y violento de la deidad
Fauno oculta en su carácter un aspecto brutal y sexual, especialmente contra las mujeres. Lascivo por naturaleza, durante la noche puede acechar a las féminas cerca de los bosquecillos y regiones agrestes, por ello no es recomendable para ellas frecuentarla estos lugares cuando la noche domina los campos.
Incluso se cree que es capaz de violentarlas durante las pesadillas, especialmente en aldeas y otros pagos. Para evitar esto puede situarse junto a la puerta aperos de labranza, que le son hostiles.

Lugares de culto: la capilla de Tibur y el templo de isla Tiberina

  • La capilla de Tibur
Cerca de la ciudad sabina de Tibur (no muy lejos de Roma), existe un templo consagrado a la ninfa y sibila Albunea (una de las llamadas “Diez sibilas”). Más allá del lindero de un bosque, oculta por la espesura, una capilla está dedicada a Fauno –situado sin embargo dentro del complejo templario-. El que quiera recibir uno de sus oráculos debe sacrificarle una oveja y dormir dentro de la capilla sobre el vellón de la oveja sacrificada. De esta forma se realiza la incubatio (adivinación durante el sueño). La deidad siempre emite sus oráculos en versos saturninos. Los soñadores al despertar suelen recordar estos versos, los cuales deben escribirse con cierta rapidez: al paso de escasos minutos, la memoria traiciona y hace de las suyas. Por ello, lo habitual es que un sacerdote o escriba del lugar transcriba los versos, eso sí, por un módico precio.

Geografía de Italia: una nota sobre Tibur
Cabe señalar que la ciudad destaca por su belleza y salubridad, siendo lugar de veraneo de muchos romanos adinerados que poseen villas aquí. Sin embargo, la región conserva gran parte de su aire rústico y salvaje, dominado por pequeños ríos estivales pero indómitos, cañadas umbrías y arboledas impenetrables. No son pocos sus pozos y manantiales. Un lugar ciertamente bendecido por las divinidades.

  • El templo de la isla Tiberina –aedes Fauni-
La construcción de este templo –en realidad un pequeño aedes y un altar-, se inició en el 196 a. c., empleando para ello los fondos malversados de los pecuarii publici (arrendadores de pastos públicos para el ganado), gracias a la labor de los ediles plebeyos Cn. Domicio Ahenobarbo y C. Scribobio Máximo. Fue finalmente fundado dos años después por el pretor urbano –Domicio Ahenobarbo, anterior edil- en los idus de febrero. Cercano se encuentra el mercado Boario de Roma, donde se localiza la venta de productos relacionados con la ganadería.
Cabe destacar que existe otro templo en Roma en honor a Fauno, situado en el Monte Celio, aunque no es tan célebre como el de la isla Tiberina.

Festivales en su honor –Lupercalia y las “dos” Faunalias”-

  • Lupercalia -15 de febrero-
Este es el gran festival de Fauno en su papel de Luperco, “el que protege de los lobos”. Se celebra el 15 de febrero, siendo tan popular que incluso sobrevive al “imperio” en el tiempo.
La ceremonia comienza en la gruta del Lupercal, en el monte Palatino, con el sacrificio de un animal –habitualmente una cabra, un perro o un chivo-. Los oficiantes de este rito ancestral y primitivo son los jóvenes sodales luperci, en número de quince. Se visten con taparrabos de piel de cabra, se pintan el rostro con la sangre del animal inmolado y portan en la cabeza una corona de hierbas. Realizan una frenética carrera alrededor del Palatino, durante la cual golpean a las mujeres en las manos y espaldas con las llamadas februa, unas tiras de piel de cabra que asemejan flagelos o látigos. Según el rito las mujeres flageladas con estas tiras se vuelven fértiles.

  • Faunalia (urbana) -13 de febrero-
En los idus de febrero -el día 13 para nosotros-, se realiza el festival de la Faunalia en honor a la deidad. Durante el mismo una procesión se dirige a su templo situado en la Isla Tiberina para ofrendarle bienes de origen rústico y pastoril, realizando danzas y un magnífico banquete. Se trata de un festival sencillo pero muy popular, puesto que se reparte gran cantidad de carne procedente de los sacrificios realizados.

  • Faunalia (rústica) -5 de diciembre-
Este festival se realiza en los pagi –aldeas y villas- durante las nonas de diciembre –el día 5 para nosotros-. Es similar al anterior, aunque las procesiones se dirigen a la multitud de capillas rústicas que posee esta deidad. Estas capillas suelen estar situadas en los lindes de bosques y arboledas. Igualmente se realizan sacrificios de ovejas y otro ganado, danzas y banquetes. Es ciertamente popular. Tanto que perdurará siglos tras la caída de Roma. De hecho, Fauno es uno de los “orígenes” del peculiar aspecto de algunos demonios cristianos. ¡Injusto futuro para deidad tan notable!

Sabiduría popular: un curioso agradecimiento marinero
Costumbre es de los marineros de Italia y otras partes de Occidente agradecer a Fauno un buen regreso al hogar tras una larga travesía. Durante la noche cuelgan de un acebuche consagrado a la deidad sus túnicas u otros ropajes, dejadas al viento en señal de gratitud.

El culto a Fauno (según el Pacto Secreto)
Desde los mismos inicios del Pacto, el culto a Fauno se asoció al de Ceres. De hecho, comparten sus Misterios. Sin embargo, debido a cuestiones relacionadas con los mitos, el culto a Marte lo reclama como propio -según cierto mito Fauno es hijo de Marte y de una princesa latina, no de Pico-. Este litigio se conoce como Faunigena y lo sufren los miembros del culto a Fauno desde hace más de siglo y medio, que tienen que lidiar entre estos dos cultos. Sin embargo, la mayoría de los teúrgos y fieles de Fauno no se identifican con estos cultos, sino como es lógico, con el suyo propio. Unos pocos aprovechan esta desavenencia para adquirir algunas numinae asociadas al culto a Marte –al más puro estilo de un soborno o chantaje-.
La sede del culto está en Albunea, con la ventaja de estar muy cerca de Roma y de Praeneste, sede del Pacto. Aquí reside obligatoriamente el flamen de Fauno, líder nominal del culto. Este apenas tiene control sobre los teúrgos del culto, actuando realmente como un sabio consejero. Según las leyes del culto el flamen es obligatoriamente el faunius más anciano. A finales del siglo II se trata de Gaio Ganucio, un venerable anciano de larga barba y modales tranquilos, conocido por sus terribles chistes y bromas pesadas. Cabe destacar que este hombre fue lupercus en su juventud, y del cual se dice que tiene infinidad de hijos desperdigados por diversas provincias del Imperio. Si puede decirse que ejerció alguna profesión de “provecho” esta fue la de cocinero, siendo conocido por su magnífico cabrito a la miel.
Las zonas de influencia del culto se centran en Italia y las provincias occidentales –Hispania, Gallia y África-. Las regiones orientales, como la Héllade o Asia, son reino de la divinidad Pan.

  • Nota para el Iniciador: los teúrgos del culto reciben obligatoriamente la cualidad adicción (sexo), en grado 1, pero también reciben gratis las habilidades campestre y agrario en 1.

¿Cómo se conocen a los teúrgos de este culto?
El nombre oficial de estos es faunius/-i, aunque a veces se les llama fautor/fautores –favorecedores, protectores contra la maldad-, por sus capacidades apotropaicas, esto es, defensiva contra seres sobrenaturales.
Cabe destacar que el culto no admite féminas en su seno, aunque se ha dado algún caso que otro de “intrusión”.

Numinae exclusivas del culto a Fauno
A continuación las numinae más comunes de este culto. Existen mayor número de ellas pero son posesión de congregaciones a Fauno, y por ello, secretas, solo para ojos de sus miembros.

Azotes de Lupercalia Lus Hie Fid 1
Característica: constitución
Parámetros: días, físico, individuo
Esta numina consagra una tira de piel de cabra para transformarla en una februa durante un día, actuando tal y como se ha descrito en el festival de las Lupercalia. Por ello, debe sacrificarse una cabra adecuadamente durante este festival. Cabe decir que el empleo de la numina no se restringe a Roma, también puede realizarse en Albunea, y todo aquel sitio consagrado a Fauno que considere adecuado el Iniciador de Misterios.
A continuación se describen las diversas capacidades teúrgicas de la februa:
  • La februa favorece la fertilidad de una mujer al ser azotada por ella, además de librar del mal de ojo y otros males al futuro nonato (ver Nota para el Iniciador más abajo).
  • Una de las capacidades más interesantes de la februa es su empleo contra seres sobrenaturales. Cada vez que golpee contra uno de ellos, este pierde un punto de su designación de poder, con la consiguiente pérdida de capacidades sobrenaturales (este reajuste debe realizarlo en Iniciador de Misterios). La designación de poder se recupera normalmente a razón de un punto por día.
  • Otorga una asombrosa resistencia sexual al que posee la februa, aunque también aumenta el apetito sexual -+3 en la cualidad adicción (sexo)-.
  • El que la posea aumenta la resistencia física (+2 en constitución a todos los efectos).

Nota para el Iniciador: es difícil contabilizar con un positivo la “fertilidad” de una mujer al ser azotada con una februa, aunque a mayor número de éxitos, más fertilidad. Como Iniciador considera lo que creas oportuno. El asunto difiere cuando se trata de anular una maldición asociada a la infertilidad, o incluso cualquier efecto sobrenatural negativo que afecte al nonato. Considera que cada éxito disminuye la maldición en la misma medida, sin importar el origen o fortaleza de la defensa teúrgica del que la realizó. Tal es el poder de la februa de Luperco-Fauno.

Incubatio Faunica Don Hie Fid 2
Característica: percepción
Parámetros: décadas, uno mismo, uno mismo
Para adquirir este don el faunius debe realizar una doble incubatio: una en Albunea y otra en el templo de la isla Tiberina. Ambas deben realizarse en febrero. En cada una de ellas sacrificará una cabra, un perro y un chivo, en honor a Fauno. Durante estas incubatii el teúrgo suele recibir una revelación relevante para su vida procedente del mismo Fauno. Esta numina solo puede adquirirse una vez. Dentro del culto a Fauno tiene especial importancia, considerada una verdadera iniciación. Ningún faunii que se precie se toma a la ligera tal “contacto” con su divinidad principal. Sin embargo, y para desgracia de ellos, la mayoría de las revelaciones son duras y terribles, pesadillas brutales pero que encierran un secreto vital. Fauno no suele ser comedido.
El teúrgo debe curtir y guardar la piel y vellón de los animales sacrificados. Si duerme sobre ellos recibirá, allí donde se encuentre, una incubatio relacionada con Fauno y su esfera de influencia.

Nota para el Iniciador: considera que los éxitos al obtener al don pueden determinar la intensidad e importancia de la primera incubatio, o bien la claridad de las que se realicen después.

Incubus Evo Hie Gra 3
Característica: inteligencia
Parámetros: escena, corto, individuo
Esta evocación permite al teúrgo manipular la mente de un durmiente cercano con la intención de inducirle una horrorosa pesadilla. Para ello el propio teúrgo justo tras realizar la numina cae dormido irremediablemente. Es requisito indispensable colocar bajo la cabeza de ambos soñadores pezuñas de cabra negra previamente sacrificada a Fauno, además, solo puede emplearse durante la noche y nunca en ciudades. Es particularidad de esta evocación el que aparezca durante la pesadilla algún tipo de ser semejante a Fauno –a veces el mismo teúrgo-, o bien algún tipo de fauni. Cuentan los teúrgos que suelen emplear esta numina que en alguna ocasión han tenido casi la certeza de sentir la presencia de una divinidad observando, o incluso participando en la pesadilla…
Por cada éxito obtenido al realizar la numina la víctima obtiene un punto en una cualidad apropiada –habitualmente algún tipo de locura, como una fobia-.

Nota para el Iniciador: se trata de un juego psicológico y onírico, por lo tanto, si el teúrgo dispone de información sobre los miedos y posibles fobias de su víctima, le será más sencillo manipularle. Personalmente recomiendo interpretar la escena, considerando que los éxitos obtenidos al realizar la numina pueden ser “ayudas” como consejos o guías. Al tratarse de un sueño, aunque sea una pesadilla, las posibilidades de la escena descrita pueden ser infinitas. Obviamente, el teúrgo no tiene el control absoluto sobre la pesadilla, aunque puede modificarla. Se imaginativo y malvado. ¡Quién sabe, es posible que si la emplea a menudo atraiga la atención de un efialte!

Voz fáunica Evo Hie Vir 4
Característica: carisma
Parámetros: asaltos, corto, grupo
Esta numina es el “arma” preferida de los teúrgos del culto debido a su versatilidad y posibilidades. Para poder realizarla necesita el cuerno de un faunus sacrificado a Fauno y labrarlo con diversos signos asociados a esta divinidad. El sacrificio debe haberse realizado en febrero.
Cuando se realiza la evocación se sopla en el cuerno. Según la modulación de la voz se realiza uno de los siguientes efectos:
  • Terror Faunico: por cada éxito cada adversario cercano al faunius pierde un punto de dinamis de virtus.
  • Ad malus pastores: por cada éxito el faunius ahuyenta a un animal cercano, salvo que no esté realmente domesticado –en otras palabras, no afecta animales salvajes-. De media cada animal huirá un número de asaltos igual a la virtus del teúrgo, aunque el Iniciador puede variar el número de asaltos según la naturaleza de cada animal.
  • Evocatio silvicola: el teúrgo atrae a varios animales salvajes. El número de estos y la rapidez de la llegada variarán según las circunstancias y éxitos obtenidos. La numina no le otorga control sobre ellos.
  • Faunorum mens: por cada éxito los adversarios alrededor del teúrgo tienen un negativo en tiradas relacionadas con la inteligencia y la cultura.

Nota para el Iniciador: si lo consideras adecuado puedes “cambiar” la necesidad de un cuerno de fauno por el de un carnero de pelaje negro, aunque según dicen los teúrgos veteranos del culto, no son pocas las numinae de grados superiores que requieren el cuerno de un verdadero fauno. Además, puedes pensar algún efecto más de esta misma numina para personalizarla con cada teúrgo.

Y sin más, aquí tenéis una completa entrada sobre uno de los cultos de la antigüedad. ¡Espero que os sea útil y que Fauno no os visite en vuestras pesadillas!